avueltasyarizos











{marzo 28, 2011}   cortando mariposas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacía semanas, quizás meses, años, vidas. que no me encontraba en algo así. calada hasta los huesos, impregnada aún en su aroma, daba vueltas por la cama, rodando dejándome atrapar por una de sus camisas. mucho antes de aquello, ellas bailaban sobre la pista, yo agarraba fuerte su mano, sobrecogida, tratando de imaginar por todo lo que estarían pasando esos personajes, esas vidas de músculo y sudor femeninas que contaban relatos al ritmo de danzas y luces. me rompí a llorar sin dejar que nadie me viera, no pude hacer más fotos. estábamos dos y todo era bello, uno de esos paraisos artificiales que tanto gustan de gastar los humanos. cometí mi error. ellas podrían otra vez danzar para mí, pensé, inmediatamente, y sin pensarlo dije: -quiero más- No me entendió porque no había explicación, sólo deseo infantil.

Sonó el despertador y saqué unas tijeras enormes de esas que se usan en los cuentos para desgarrar mundos y partirlos en dos. descargué una vez las dos cuchillas contra el escenario, y luego otra, y otra, y tras de esa otra más. y a cada impulso de mis dedos, más y más lágrimas me caían, y la bailarinas gritaban, y los espectadores hacía tiempo que ya no estaban en sus butacas, y se paró el mundo, y cerré los ojos porque no quería ver toda la mierda que estaba creando.

volved a bailar para mi! hacedlo una vez más, grité, es qué no podéis comprenderme! NADA

Salí corriendo buscando desaparecer. huir de todo.

no volver a hacer más daño. quemar ya de una vez esas tijeras que una vez guardé en mi bolsillo para evitar que volvieran a hacerme sentir sufrir.

ciao baby. atrás dejo mis armas.

Anuncios


et cetera